Mes del Abuelo

Una de las mejores maneras de conocer un pueblo es a través de sus tradiciones. En ellas se ve reflejada la riqueza cultural que pasa de generación en generación y que trae hasta el presente aquellas semillas que sus antepasados sembraron tiempo atrás.

Las ancestrales costumbres del Uruguay están llenas de color, música, baile, fusión cultural y por supuesto, de la exquisita cocina, del tradicional mate y de los intensos sabores de sus vinos.

El mate es una bebida que hoy por hoy forma parte del acervo cultural de varios pueblos sudamericanos, entre ellos del uruguayo. Beber mate es parte de la vida diaria, ya que además de ser un gran estimulante por la cantidad de cafeína que tiene, se le atribuyen propiedades curativas. Es muy común ver a la gente con su termo en diversos espacios públicos saboreando esta bebida a cualquier hora del día y en cualquier época del año. Es en definitiva parte de la convivencia social.

Para envolverse totalmente en el espíritu uruguayo no puede faltar un jugoso churrasco, un asado de tira (costilla), o una pulpa de lomo uruguayo para los que prefieren una carne suave y con bajo contenido en grasa. Para acompañarlo, nada mejor que un Tannat tinto.

Es que la tradición y el ritual de poner la carne a las brasas parece formar parte de la cultura Nacional, y lo coloca como plato típico y preferido dentro de los Uruguayos. Pero no obstante en a lista de opciones encontramos los chivitos, las milanesas con papas fritas, empanadas, sándwiches olímpicos, panchos, chorizos al pan, pizzas y faina, alfajores y pastas rellenas en todas sus variedades.

Lic .Nutrición
Gianella Pedemonte