Novedades

Sopa Crema de Cebolla

Con la llegada de la estación más fría del año a nuestros hogares, nuestras rutinas alimentarias cambian. Nos dejamos caer presas de alimentos de rápida cocción, saturados con grasas, frituras y altísimos contenidos de azúcares e hidratos de carbono, todo en pro de una alimentación más energética que, en poco tiempo, termina por ser perjudicial para nuestro cuerpo, y también para nuestra salud.

PREPARACION:

Pelar y cortar en juliana tres cebollas. En una cacerola de profundidad, de preferencia antiadherente, derrite 100 gr., agregando unas gotas de aceite de oliva para evitar que se queme. Cuando la mantequilla esté lista, ingresa las cebollas picadas, para rehogarlas y cocinarlas hasta que estén transparentes y tiernas.

Cuando las cebollas estén listas, disminuye un poco el fuego y agrega un vaso de vino blanco seco, el de tu preferencia. El calor de la cocción hará evaporar el alcohol de la bebida, resultando en una sopa apta también para niños, embarazadas, y todo tipo de personas.

Luego, debemos espesar el preparado. En un pocillo de agua, de leche o de vino blanco, disuelve dos cucharadas de tamaño sopera de fécula de maíz. Mezcla bien, sin dejar grumos, y agrega con velocidad al preparado de la cacerola, sin dejar de revolver con cuchara de silicona o de madera.

A continuación, debes agregar el caldo de base. Puedes prepararlo de antemano, o prepararlo al mismo tiempo para preservar su temperatura. Elige el caldo que prefieras.

Te recomendamos preparar no menos de un litro y medio de caldo de verduras. Agrégalo al preparado de la cacerola, sin dejar de revolver, integrándolo en su totalidad. A continuación, deja cocinando a fuego bajo hasta que la sopa espese. Evalúa el punto de sal (recuerda que los caldos concentrados son salados).

Espolvorea con queso rallado en finas hebras y corrige el punto de sal y de pimienta negra molida en el plato

Sirve acompañado de cubos de pan tostado, ya sea en la sopa o en un plato aparte, para que cada uno se lo sirva al gusto